Seleccionar página

En esta ocasión nos narra su experiencia Mariña, que nos da una visión de la terapia ocupacional en salud mental, donde ejerció tanto a nivel profesional como de manera voluntaria debido a su gran dedicación y amor por la profesión.

MariñaMe llamo Mariña, tengo 23 años y soy de Corcubión (A Coruña). Soy graduada en terapia ocupacional desde junio del 2014. Al finalizar la carrera, comencé voluntariado en una asociación de personas con enfermedad mental (APEM), en Cee, al lado de mi pueblo. Estuve de voluntaria hasta que comencé a trabajar en otra asociación, también de personas con enfermedad mental; esta vez lejos de casa, en Monforte de Lemos, en la asociación Albores.

El último año de carrera me abrumaron en varias ocasiones las dudas de si lo que realmente quería era ser terapeuta ocupacional el resto de mi vida. No dudaba en que me apasionaba la profesión tal y como es pero sí lo hacía en el sentido de que en muchos centros, asociaciones e instituciones no se valora esta profesión y existe una idea equívoca de la misma. Por este motivo, tenía miedo a enfrentarme al mundo laboral y ver que no era lo que realmente quería. Sin embargo, cuando acabé la carrera y estuve de voluntaria en APEM, mis dudas comenzaron a desaparecer. Allí llevaba a cabo tareas de apoyo con la terapeuta ocupacional del centro y, en ocasiones, con la educadora social. Me sentía muy cómoda en el ámbito de trabajo y con los usuarios del centro, otra vez más podía comprobar que la salud mental era uno de los campos que más me gustaba. Aunque llevé a cabo talleres grupales, nunca me quedé sola y siempre estuve dirigida por las trabajadoras del centro, resolviéndome dudas y dándome opinión sobre mi forma de trabajar.

En diciembre de ese mismo año dejé el voluntariado para empezar a trabajar en Albores, asociación de apoyo a las personas con enfermedad mental de Monforte de Lemos. Esta sí fue mi primera experiencia laboral como tal, teniendo que aprender a dirigir talleres yo misma, organizando y planificando las diferentes intervenciones, tanto grupales como individuales. En muchas ocasiones me sentí perdida, sin saber cómo intervenir o cómo llevar a cabo las actividades en los diferentes talleres o planes individualizados de intervención. Sin embargo, eso es lo que me hizo aprender a comenzar a ser una terapeuta ocupacional. Tener que tirar adelante es, sin duda, lo que me ayudó a formarme como profesional. salud mentalAdemás, es importante decir que durante ese maravilloso año he tenido unas compañeras fabulosas de las que cada día aprendí mucho y, sobre todo, encontré apoyo siempre que lo necesité, resolviendo todas mis dudas sobre cómo intervenir en determinados casos en los que se me escapaban todas las ideas. Aunque siempre supe que el trabajo en equipo es importantísimo, este año comprobé que lo que más enriquece una experiencia laboral es tener las visiones de los diferentes profesionales que se dirigen a unos mismos objetivos, sobre todo cuando se trabaja con personas.

En Albores me sentí muy a gusto con mi trabajo de terapeuta ocupacional. Aunque había otra en el centro de Chantada, en Monforte yo era la única. Dirigía talleres de psicomotricidad, manejo de las TIC orientadas a la vida diaria, estimulación cognitiva, manejo de dinero y actividades de la vida diaria en general. Desde el principio establecí una relación excelente con los usuarios, sobre todo con aquellos con los que trabajaba individualmente y más tiempo pasaba. Podría decir que en alguna ocasión me sentí frustrada por no poder dirigir u organizar más planes individualizados de intervención de los que me gustaría, sobre todo por falta de tiempo. Un año pasa muy rápido y cuando te das cuenta, ya te tienes que marchar. No obstante, estar en Albores fue una experiencia inolvidable: mis compañeras y los usuarios con los que trabajé son personas maravillosas que siempre tendré en el recuerdo, sobre todo, porque fueron las personas con las que aprendí a ser terapeuta ocupacional.

Actualmente me encuentro en situación de búsqueda de empleo como terapeuta, echando mucho de menos ejercer como tal. Sé que la salud mental es un campo que me apasiona pero también me gustaría conocer otros ámbitos más de cerca, sin estar de apoyo o en prácticas. Al fin y al cabo me da igual en qué campo trabajar, a mí lo que verdaderamente me gusta es la PERSONA y su trato con ella.

arbol y pájaros

 

 

About Maria

Mi nombre es Maria, soy Terapeuta Ocupacional por la Universidad de La Coruña y en la actualidad estoy buscando trabajo. A pesar de que el panorama laboral que vivimos no me da la oportunidad para ejercer un trabajo remunerado, mantengo la ilusión e inquietud por todo lo referente a la Terapia Ocupacional, hecho que me ha empujado a escribir este blog.