Seleccionar página

A la hora de programar una intervención cognitiva con un paciente podemos optar por dos grandes modelos, el modelo de intervención por procesos o el modelo de intervención por objetivos.

ilustracion chicaEl modelo de intervención por procesos se centra en las habilidades cognitivas alteradas. Se trabajará con ejercicios  flexibles que se puedan adaptar en dificultad dependiendo de la evolución de las capacidades de la persona. Se trata de ejercicios como por ejemplo, para la memoria realizar listados de palabras, fichas, búsqueda de ítems con o sin distractores para la atención, etc.

En el modelo de intervención por objetivos se deben identificar primeramente objetivos concretos y relevantes para la persona, se fijan las variables para medir el desempeño en una actividad. Al contrario que el modelo anterior, el modelo por objetivos no pretende mejorar, por ejemplo, la memoria sino el recuerdo concreto de lo que se trabaja; no pretende mejorar las capacidades de forma global sino el rendimiento de la persona en una actividad concreta y significativa.

Para medir la eficacia de la intervención por procesos hay test estandarizados como el MEC, MOCA, MMSE, T@M… Sin embargo, para la intervención por objetivos, si lo que estamos trabajando es el rendimiento en una actividad concreta se comprobará la eficacia valorando la ejecución de la actividad en la que se trabajaba.

¿Qué  tipo de intervención será más apropiada?

dos cabezas

 

 

 

 

 

Si pensamos en el modelo de atención centrado en la persona en la que se prioriza los intereses, costumbres, gustos de la persona, sería más apropiado una intervención por objetivos en la que se priorizará las actividades que la persona desea realizar para mantener su autonomía e independencia. No se tendrán tan en cuenta las habilidades cognitivas perdidas o dañadas sino las actividades que no puede realizar por dicho daño.

Por propia experiencia sé que cuando se realiza estimulación cognitiva por procesos mediante actividades o fichas no personalizadas, en las que solo varía la dificultad de una persona a otra, muchas de ellas no sienten motivación para realizarlas, lo hacen sin ganas y sin encontrar sentido al trabajo que ejecutan. Sin embargo, si se trabaja para mejorar las habilidades en la realización de una actividad que es significativa para ellos la motivación cambia, el ánimo cambia y con ello los resultados.

manadala gato

Ahora bien, siendo realistas, en muchos centros hay un gran número de usuarios junto con jornadas de terapia cortas, se ven centros en los que la terapeuta está 6 horas semanales. Con esas condiciones es muy complicado poder realizar un trabajo individual de calidad, por lo que muchas veces se opta por realizar fichas y actividades grupales en las que se adapta la dificultad pero no se trabaja un objetivo concreto sino global, por lo tanto un modelo por procesos.

Cada profesional utilizará el modelo de intervención que crea más apropiado para los usuarios o que se amolde más las condiciones del centro donde trabaje, pero desde mi punto de vista, lo ideal sería mezclar los dos modelos, ya que por un lado se trabajaría el rendimiento cognitivo de manera global, mejorando y fortaleciendo áreas de cerebro para compensar el deterioro y por otro lado se trabaja los objetivos específicos, teniendo en cuenta las necesidades individuales y sus intereses  para conseguir así una mejora global de sus capacidades y especifica de aquellas actividades significativas para la persona, de esta manera aumentará la motivación, los resultados y por supuesto la calidad de vida.

 

mariposas

 

About Maria

Mi nombre es Maria, soy Terapeuta Ocupacional por la Universidad de La Coruña y en la actualidad estoy buscando trabajo. A pesar de que el panorama laboral que vivimos no me da la oportunidad para ejercer un trabajo remunerado, mantengo la ilusión e inquietud por todo lo referente a la Terapia Ocupacional, hecho que me ha empujado a escribir este blog.