Seleccionar página

“La verdad es que normalmente los terapeutas ocupacionales os ofendéis mucho cuando os hablan de actividades lúdicas y de animación sociocultural. Nosotros no contamos con animador pero me gustaría saber qué opinas sobre el tema”.

Y ante esta pregunta ¿qué haces? ¿Blandes tu espada cual heroína de cuento que vino al mundo para defender el honor mancillado tanto de terapeutas como de animadores, por la falta de conocimiento de dos profesiones fascinantes a la par que diferentes? ¿Haces hueco en tu estómago para un contundente desayuno de orgullo y ganas de hacerle desayunar al entrevistador el Marco de trabajo para la práctica de la terapia ocupacional dominio y proceso, con tal de dejar de engrosar las enormes listas del SEPE?

comer libro

 

 

 

Mi respuesta, después de los dos segundos que tienes para la lucha interior entre tus principios y las ganas de trabajar, que nada tendría que envidiar a la “batalla de los bastardos” ( 😉 para seguidores de juego de tronos),fue que, por un lado, si atendemos a las áreas de la ocupación humana, encontraremos el ocio y tiempo libre y que si esa área se veía afectada, un objetivo terapéutico sería trabajar sobre ello, y que dándole un poco la vuelta, mediante una actividad lúdica podríamos estar trabajando otras áreas, pero claro, también que habría que pensar que terapia ocupacional, es una profesión muy poco conocida, de hecho, todavía, la pregunta más frecuente a la que me enfrento tras decir a lo que me dedico es, “¿y eso qué es?”,con lo que frecuentemente nos etiquetan como “la que viene a entretenerte”, y claro, después de cuatro años de carrera, numerosos cursos y un máster, terminar siendo “la que te entretiene” puede llegar a ofender.

Seguramente no sea la mejor respuesta, y en el fondo me sentí algo vendida con esa solución que intentaba conciliar mi corazón y mi razón, porque sí que me molesta. Me molesta el desconocimiento, me molesta que se cuestione la profesión, me molesta que este tipo de cuestiones se planteen siempre a los terapeutas y que basen todo su trabajo en realizar actividades recreativas, me molesta ver ofertas de trabajo de “ se busca terapeuta o animador sociocultural”. Respeto y admiro muchísimo a los animadores, me parece una profesión preciosa, pero ¡NO SON LO MISMO!. Y son necesarias las dos profesiones, no pretender contratar a uno y que te lo haga todo.

Me reitero en la misma cuestión de casi todas mis reflexiones. ¿Le dices a un médico como tiene que diagnosticar?¿le dicen a un fiso como trabajar la movilidad de sus pacientes? No lo creo, entonces ¿por qué alguien que no sabe que es terapia ocupacional le dice a un terapeuta ocupacional las actividades que tiene que hacer?

Pero vamos a ir un poco más allá. “si te dedicas a valorar a todos individualmente estará muy bien, pero no luce nada. Si estás en tu sala no te ven, puede ser que estés haciendo bien tu trabajo, pero no se te ve, los familiares no te ven y parece que no hicieras nada”……

Esta extraordinaria perla ha llegado a mis oídos y ante esto…..ante esto yo ya no sé qué más decir, porque ya no es que no se conozca la profesión, tampoco es que te hagan realizar actividades con 40 personas en como mucho media jornada, ahora ya es cuestión de que se te vea, de que luzca. Es cuestión de que dan igual tus objetivos, dan igual las necesidades individuales, solo importa que quede bonito, que se te vea, que lo familiares se vayan de la residencia satisfechos por lo completo que es el lugar donde residen sus padres o abuelos, que ¡¡hasta tiene terapeuta ocupacional!! Si, esa que los entretiene….

Uno muchas veces tiene que tragarse lo que piensa por las circunstancias que lo rodean y pensar que, “si me dan el trabajo lucharé para cambiar esa mentalidad”, ¡¡si María, ese es el espíritu guerrero!!. Luego, al cabo de tres días esperando la llamada, ese espíritu inconformista recibe un baño de realidad, que viene a ser como darse un baño desnudo en domo fuji.

resplandor

 

 

 

 

 

No te han dado el trabajo, sigues esperando una llamada para que te hagan otra entrevista en otro sitio, compitiendo con otros terapeutas hiperformados por una media jornada (si son generosos en la empresa), con la que no te llegará para pagar alquiler, facturas, comida y productos de primera necesidad, con lo que aspiras a un trabajo que te permita seguir dependiendo de tus padres pero que acalle levemente el sentimiento de impotencia y  terrible fracaso que te produce la situación.  Y así un día tras otro mientras el espíritu aguante, rendirse no es una opción.

 

 

About Maria

Mi nombre es Maria, soy Terapeuta Ocupacional por la Universidad de La Coruña y en la actualidad estoy buscando trabajo. A pesar de que el panorama laboral que vivimos no me da la oportunidad para ejercer un trabajo remunerado, mantengo la ilusión e inquietud por todo lo referente a la Terapia Ocupacional, hecho que me ha empujado a escribir este blog.