Seleccionar página

Hoy es el turno de otra gallega, Sarai, una buena compañera de clase y amiga que nos da una visión de los inconvenientes que puede tener el plan coopera en Galicia,así como la importancia de entender el centro como un todo del que el usuario forma parte.

saraiEmpezar a escribir hoy, justo el día después de entregar el testigo a una gran amiga es cuanto menos significativo, así, con las puertas de un momento que se ha hecho fundamental en mi historia de vida aun cerrándose.

Hace 16 meses, entré por primera en un pequeñísimo centro de día para personas con discapacidad física y neurológica para hacer una entrevista de trabajo. Yo acababa de salir de otra entrevista donde tenía la impresión de no haber estado a la altura y llegaba aquí bastante hundida moralmente, pero a la frase “de perdidos al río” allí me presente. A día de hoy sigo diciéndolo siempre que hablo del tema: no se quien se vendía en aquella reunión, si ellos para que yo desease trabajar allí o yo para que me contratasen.

Recuerdo las primeras semanas como un caos. Los centros pequeños tienen un problema importante aquí en Galicia: la extrema dependencia de los planes coopera. Si tengo que sustentar las contrataciones en cooperas de repente en un momento concreto la plantilla se renueva casi al completo y hay que empezar otra vez. Tu eres nuevo, el fisio es nuevo , la educadora social también… pero lo preocupante en todo esto ya no es que nosotros estemos ligeramente perdidos unos días. Lo realmente importante es que la gente que tienes delante, los usuarios de esos centros están cansados. Cansados de despedirse de gente con la que han compartido ya muchas cosas, de cada 12 meses tener que llegar a junto 2 o 3 personas desconocidas y explicarles todo sobre ellos, explicarles que cosas quieren trabajar, como las quieren hacer…. Y esto, mientras echan de menos a esas personas que estuvieron junto a ellos un año entero y que ya entendían absolutamente todo, con los que ya habían desarrollado una complicidad, con la que ya se entendían.

Pasado ese periodo de adaptación empiezas a crecer, a ganar confianza, a querer cambiar las cosas. Y eso no siempre es fácil.

Después de varios golpes contra un muro, nos dimos cuenta de que era fundamental entender el lugar. Yo llegaba con la teoría aprendida: persona como ser ocupacional, el valor de sus contextos y entornos, de su historia de vida… pero caía en el error de no pararme a pensar en el centro como un todo. Fue cuando empezamos a preguntar por el pasado cuando pudimos entender el presente.

Pasado, presente, futuro¿Cuándo se había creado?¿de donde nacía? ¿Qué historia tenía detrás?. Creo que unas de las cosas más importantes que he aprendido en este año es a analizar no solo la realidad de cada una de las personas con las que trabajas, si no la del grupo y el lugar donde estas trabajando, y a recordar que sin conocer el pasado es difícil aportar algo en la elaboración de un futuro significativo.

Fue después de llegar a entender esto, al ver Vontade como un todo y no solo a los usuarios de a nivel individual (aunque tampoco excluyendo esto), cuando pude hacer que mi trabajo cobrase una forma que parecía, cuanto menos, apropiada.

Cambiar las cosas nunca es fácil. Cada vez que decidía proponer algo nuevo acababa igual: de noche, en mi casa, con una libreta delante llena de garabatos mezclados con los pros y contras y anticipando los peros para poder rebatirlos (siempre hay peros ante los cambios). Pero he sido inmensamente afortunada, porque me encontré con un equipo de trabajo a mi alrededor que, en su gran mayoría, compartía conmigo la forma de ver las cosas, y así, entre todos, los cambios llegan.

Creo que en los dos últimos años, desde el departamento de terapia ocupacional hemos conseguido algo fundamental no solo para la asociación sino de cara al papel que en ella tenía la terapia ocupacional: la hemos hecho visible y cada vez más claramente imprescindible.

Queda un camino enorme por delante, pero me marcho con la impresión de que entre todos hemos comenzado a allanar el camino.

 

About Maria

Mi nombre es Maria, soy Terapeuta Ocupacional por la Universidad de La Coruña y en la actualidad estoy buscando trabajo. A pesar de que el panorama laboral que vivimos no me da la oportunidad para ejercer un trabajo remunerado, mantengo la ilusión e inquietud por todo lo referente a la Terapia Ocupacional, hecho que me ha empujado a escribir este blog.